9 de diciembre de 2011

Las peores cosas que te pueden pasar en una tienda @soyconcepcion

¿Hay algo más molesto que cuando entras a una tienda y necesitas ayuda, que los vendedores estén en grupo conversando y no te miren ni para saludarte?.

Se que hay dos tipo de consumidores, a los que les gusta que nadie los moleste y a otros que dependen del vendedor para poder elegir. Definitivamente está en manos de nosotros como será la estadía dentro del mundo del retail y cómo nos desenvolvemos como clientes.

Los extremos son malos, pones un pie dentro de una tienda y se te tiran encima con la frase “la puedo ayudar en algo” a lo que respondemos “estoy mirando gracias, cualquier cosa te aviso”. Yo trato de ser siempre gentil, porque si verdaderamente necesito ayuda sé que las vendedoras lo harán bien conmigo.

Sin embargo, esto de salir a comprar es una lucha de genios, o el cliente es muy pesado o hay vendedoras que son un plomo.

No hay peor cosa que cuando de verdad quieres cambiar algo (no de pillería), el vendedor te niegue tus derechos de consumidor, y con mucha seguridad te afirme que tenías sólo 10 días para hacer el cambio, cuando en realidad son de uno a tres. Ahí empieza la lucha incomoda, o tú o él se exaltan, y es realmente desagradable.

O cuando pides una prenda en una talla que no está en la sala de ventas, y una vendedora te dice que está agotada, pero te acercas a otra y gentilmente te la trae. Creo que las vendedoras flojas son lo peor que te puede pasar, ellas no saben las ansias que uno tiene de querer algo, sobre todo cuando te pillaste con la blusa soñada, le miras la talla y es XL. Vendedoras sin sentimientos son esas, las informadas y manejadas son las mejores.

Una tienda desordenada te puede sacar de tus casillas, sobre todo en época navideña, todo está en el suelo. Y sobre eso las que tienen de música ambiental: Reggaeton. Por más bonita que haya sido la ropa, no se puede ver más flaite, y señores les digo, eso no atrae público o quizás sí, uno con peinado de sopaipilla.

En fin, lo mejor es salir a comprar con los objetivos claros y en definitiva si no te pescan, hacer las cosas por uno mismo, hacerles ver su error a los vendedores si es que es necesario. Como un ejemplo para las tiendas chilenas, les dejo el mecanismo que utiliza Zara en todo el mundo para atender a su público; los vendedores no se te acercan como chaqueta amarilla pero están siempre rondando cerca de ti por si necesitas algo, es una tienda limpia, ordenada, con buen sistema de probadores, iluminada y limpia. Para mí una mezcla perfecta.

2 comentarios:

Mouji dijo...

Falabella, la peor experiencia de compra que hay.

camifaster dijo...

Es horrible, los vendedores todos conversando no te pescan ni porsiacaso!

Publicar un comentario