26 de marzo de 2013

Personal: Mi visita a H&M Chile

Prometo que esta es la última vez que escribo en el blog sobre esta marca, me han bombeardeado de comunicados de prensa y como no he estado en Concepción, lo más fácil es subirlos para que se informen. Pero ya basta! Fui a H&M y tengo una historia para contarles.

Cuando en las noticias también nos colapsaban con la apertura de la famosa tienda europea, codiciada y deseada en los viajes al extranjero. Yo no podía creer las personas que esperaban por las famosas gitfcards de regalo, dije: "Jamás haría una fila de 2.500 personas para entrar". 

Sí, estaba contenta porque justo coincidió la apertura con mi visita flash a la capital y no dude ningún segundo, que el sábado, cuando se calmara la locura, iba a ir a conocer H&M, con las mejores expectativas y ganas.

Así fué, llegué a un repleto Costanera Center. Mi primera visión, la mayoría de las personas que se iban, llevaban esta icónica bolsita de la tienda favorita, fácil 5/10. 

En todas las entradas estaba bloqueado el acceso a H&M, la sopresa había que ir a buscar una famosa pulsera para entrar y aquí, comenzaba una fila hasta el segundo piso (donde esta situado el primer piso de la tienda).
 photo IMG_5548_zps9ade477e.jpg
Esta era la primera fila y en el momento repetía "No puedo creer esta w*a". Todos ustedes que no tuvieron que hacer esta fila dirán: ¡Pero cómo pudo!

Esta fue una ídea, a mi gusto, super organizada y civilizada. Todos muy correctos hicimos una fila que nos llevaría a esta siguiente en el 2do piso.
 photo IMG_5556_zps75decd20.jpg
Ya más tranquilas, nos dimos cuenta que la funcionalidad de este laberinto era perfecta y que en menos de 15 minutos ya estabamos dentro del paraíso.

Estructural y arquitectónicamente es una tienda cualquiera, distribuido con más desorden que en Zara, su par estético. Lo mejor, piezas de accesorios exclusivos a bajísimo precio y cuando digo bajo es una cartera desde $6.990 o una bufanda a $3.990.
 photo IMG_5557_zps4eeed83a.jpg
La verdad, es que no fui por ropa, no andaba en esa de probarme, necesitaba una cartera negra clásica y la encontré al dar el primer paso adentro. De suerte me traje un turbante tejido, que siempre quise.

La ropa es muy bonita, un paraíso para las que gustamos de esto. Los vendedores cada uno con su estilo, desde pelos parados, teñidos hasta rockeros indie.
 photo IMG_5558_zps9b86b5ce.jpg
El lunes los signos vitales de mi cuerpecito daban señales de necesitar unas gafas, si que volví a pasear por Providencia, sin intenciones de entrar al Costanera. Pero no lo logré, volví a H&M el lunes a las 11 am, pensando en que el caos habría terminado y no.

La tienda estaba más llena que el día de la apertura, las cajas estaban colapsadas, ya que todos los accesos estaban abiertos. Era insoportable estar adentro si que me fuí. ¿Entienden el efecto de la premisa de los precios bajos, ropa de calidad y diseños exclusivos, lo que causan hoy en día en una persona?

Así y todo, vayan chicas. Es para enamorarse de todas las cosas lindas que tienen y lo rico de hacer rendir la plata en cosas maravillosas. Esto me traje yo y con esto se acaba el tema de H&M en mi blog.
 photo DSC01166_zps0a0d92d7.jpg




0 comentarios:

Publicar un comentario